De memorias y desmemorias.


Cuando a un niño pequeño se le acerca un cerillo encendido por primera vez, su primera reacción será tomarlo, si nosotros lo dejamos inevitablemente se quemara, sin embargo, sí intentamos lo mismo una segunda vez el niño rechazara el cerillo, esto se debe a que el infante ha puesto a su servicio el mecanismo de la memoria.

Es nuestra memoria la que permite sacarnos de diversos problemas y nos ayuda a prevenir dificultades, podemos decir que nuestra memoria es un mecanismo de defensa frente a situaciones ya vividas que nos dejaron secuelas desagradables.

A veces esta memoria se hace presente para avisarnos lo riesgoso de repetir una acción, como la del ejemplo antes mencionado; en otras nuestra memoria intenta ocultar el hecho en lo más profundo de nuestra mente para no lastimarnos. Sin embargo de la que nos interesa hablar ahora es de la memoria histórica, a diferencia de nuestra memoria individual esta es una memoria colectiva, no responde a hechos que nos afectan directamente y tiene que ver más con las cuestiones sociales que individuales, además  a diferencia de nuestra memoria individual no se pone en acción de manera inconsciente, para avisarnos de un peligro por otro lado la memoria histórica necesita ser adiestrada y desarrollada para sacarle provecho y nos permite hacer un diagnóstico de la realidad que nos rodea para no ser manipulados.

Saco esto a colusión porque ahora más que nunca tenemos que hacer uso de nuestra memoria histórica ¿a qué me refiero con esto? De un tiempo a la fecha en diversos círculos sociales he oído frases que se repiten con insistencia, como por ejemplo: “todos los candidatos son iguales, no hay por quién votar”, “los estudiantes están siendo manipulados por AMLO “, “el PRD y AMLO son violentos por naturaleza y no respetan las leyes”.

Es significativo que en el trabajo, la escuela y en la propia familia escuchemos al menos algunos de estos enunciados, las personas que los repiten parecen estar muy convencidos de lo que dicen, aunque es muy probable que solo hagan eco de lo que han oído sin cuestionar a fondo los enunciados, es aquí en donde entra la memoria histórica, veamos cada uno de los enunciados a la luz de la memoria histórica.

1.- “No hay por quién votar, todos son iguales y voy a anular mi voto”. En primer lugar y si revisamos la historia de nuestra moderna sociedad capitalista veremos que el voto popular es algo resiente bajo la perspectiva histórica, recordemos que los Estados Unidos al proclamar la República en 1776 dejaban fuera de la ciudadanía y por ende fuera de las votaciones a las mujeres, a los obreros, a los esclavos y a los grupos indígenas; en general cuando la burguesía hablaba de República representativa pensaba solo en la nobleza y los dueños del capital, no fue sino hasta la revolución francesa que la idea de un voto universal en donde “todos” fueran considerados ciudadanos con derecho al voto se expandió por todo el mundo, a partir de ese momento las luchas sociales del siglo XIX IMPUSIERON a las clases privilegiadas (que de mala gana aceptaron) el derecho al voto.

Poco a poco y en todo el mundo el voto universal se exigió como un derecho, en nuestro país la evolución democrática tuvo que pasar por la Independencia, la guerra de Reforma, el porfiriato, la Revolución hasta llegar a los gobiernos priistas, que a regañadientes otorgaron este derecho.

En nuestro país se alcanzó la universalización del voto, por lo menos en teoría, hasta la década de los años cincuenta del siglo XX cuando se otorgó el sufragio a la mujer, pero sin embargo también de manera paralela se creó un mecanismo para inhibir el voto popular.

Este mecanismo para inhibir el voto tenía dos caras una era el miedo y la otra era el voto duro. Los regímenes priistas se hicieron de un voto clientelar que fue llamado “voto duro”, este mecanismo era el que daba una fachada de democratización al país pues fuera lo que hiciera el partido en el poder (asesinar, robar, corromper) siempre contaba con este voto; esto combinado con el miedo permitió, entre otro factores, la permanencia del priismo hasta la fecha. ¿Cómo funcionaba este mecanismo? Sencillo cuando el régimen se veía comprometido desalentaba el voto en la ciudadanía (en la elección de Luis Echeverría se manejó que habría violencia en las calles y que se fraguaba un golpe militar; resultado un gran abstencionismo y el triunfo del PRI gracias al voto duro). En la contienda de 1988, el gobierno intentó sin lograrlo inhibir el voto; lo que sucedió a continuación fue una gran participación ciudadana y un fraude electoral.

Ahora bien ¿que tiene la frase que examinamos con lo que hemos desarrollado hasta el momento? Veamos en el 2006 cuando “AMLO era un peligro para México” se llamó a todos los mexicanos a votar, a pesar del desprestigio de la clase política (los dineros de Montiel, la corrupción de Madrazo, los cuñados incomodos de Calderón, los hijos corruptos de Martita, el caso del señor de las ligas) nunca se habló de  la incapacidad política de los candidatos y se planteó la necesidad de la unión de todos los mexicanos para impedir la llegada a la presidencia de AMLO, ahora que el PRI tiene posibilidades de llegar de nuevo a la presidencia se esparce la idea de que todos son iguales y no hay por quién votar, es aquí en donde entra la memoria histórica, ¿a quién beneficia que no se vote? Por supuesto al PRI y a su voto duro.

2.- “Los estudiantes están siendo manipulados”; es difícil creer que todavía se esgrima esta postura, pero así es, incluso entre docentes. Examinemos esta cuestión, hasta la década de los sesentas el PRI-gobierno era el único que ejercía el monopolio de las concentraciones masivas, a partir de la revolución cultural de los sesentas este monopolio fue arrebatado por los estudiantes, obreros, campesinos y en general de las organizaciones sociales que surgieron en la década de los ochentas. La incapacidad y soberbia del gobierno para comprender las demandas que una sociedad harta de la hipocresía, corrupción y desapego de sus dirigentes, dio como resultado la salvaje respuesta que todos conocemos como la matanza del 68, el pretexto que legitimó la matanza a los ojos del gobierno y de las buenas conciencias mexicanas fue precisamente acusar a los estudiantes de ser manipulados por agentes, en este caso extranjeros, al servicio del comunismo. Hoy después de tantos años el PRI-AN se niegan a ver que las manifestaciones en su contra responden a un hartazgo de la corrupción de los políticos en general que no están a la altura de lo que el país necesita y vuelve arremeter con las arengas de los sesenta: “los jóvenes son manipulados por las fuerzas de izquierda”.

3.- “El PRD y AMLO son violentos por naturaleza” ¿será? Bueno usemos nuestra memoria histórica para desentrañar esta afirmación que mucha gente toma como cierta, en primer lugar debemos señalar que el PRD nace al final de la década de los años ochenta en respuesta al fraude electoral de 1988, fue un intento por unir a las distintas y dispares izquierdas en México en un frente común y con un proyecto único de gobierno ( si lo logró es otro tema a debatir) que pudiera hacer frente al PRI, la respuesta de Carlos Salinas de Gortari no se hizo esperar, por un lado creó una alianza con el PAN que hasta nuestro días dura (recordemos que las reformas más dolorosas para la población de nuestro país fueron votadas por la mayoría PRI-PAN) y por el otro se dedicó a golpear y crear una leyenda negra en torno al PRD.

A lo largo del sexenio de Salinas se asesinó sistemáticamente a dirigentes del PRD en todo el país (hasta 1993 había 210 documentados) y se cometieron fraudes en los lugares en donde el PRD ganaba las elecciones (Michoacán, Guerrero, Tabasco y Estado de México), frente a estos acontecimientos la única opción que le dejaron al PRD, fue la de manifestarse en contra de los fraudes, asesinatos y persecución.

Al mismo tiempo el gobierno de Salinas apoyado por los medios de comunicación transformaron las manifestaciones que pedían justicia en actos de violencia creando desde entonces una leyenda negra que pesa hasta nuestros días en el PRD.

Ahora después de analizar estos tres enunciados que circulan de manera cotidiana en buena parte de la sociedad mexicana, podemos preguntar ¿a quién beneficia que la gente tenga esta visión bastante inexacta de la realidad mexicana? La respuesta depende de cada uno de nosotros, sin embargo lo importante aquí, es  que independientemente de la ideología que profesemos tenemos la obligación de poner la información que obtenemos a  la luz de la memoria histórica, porque si no, solo estaremos esparciendo rumores y seremos comparsas de aquellos que se benefician del poder.

Por JJ

Anuncios
Tagged with: , , ,
Publicado en JJ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 17 seguidores

Blog Stats
  • 1,770 hits
A %d blogueros les gusta esto: