Entre populismos y vaguedades.


 

Hace unos días empecé a escuchar con insistencia la palabra populismo; los medios de comunicación, los círculos políticos y el público en general repiten con insistencia esta palabra, por lo regular el contexto en el que se usa es para denostar a políticos contrarios al régimen establecido, en este caso AMLO, lo curioso del asunto es que el propio candidato a la presidencia por el PRD parece buscar distancia frente a esta acusación.
Veamos ¿qué es el populismo? y ¿es tan malo ser populista? Hagamos un poco de Historia para explicar esta palabra:
Desde la llegada del neoliberalismo al poder en la década de los ochenta, la política de los Estados se orientó a proteger la desmedida acumulación de capital, poco a poco los consabidos triunfos de las clases populares (salarios mínimos, seguridad social, jornada máxima de trabajo) fueron diluidos en beneficio del gran capital.
El pretexto para atacar y terminar con los triunfos históricos de las clases populares fue la crisis mundial de la década de los setenta, los “nuevos políticos” pregonaron que la crisis se debía a la desmedida intervención del Estado en materia económica, para los políticos neoliberales el Estado tenía que dejar de intervenir como regulador de la economía y dejar que el mercado se autorregulara, sólo así se daría fin a la crisis, es aquí en donde encontramos una primera acepción de populismo, en este momento el concepto se usaba para describir a todo aquél gobierno que tenía una alta injerencia en la economía interna a través de empresas vinculadas a los servicios, salud e industria.
Los neoliberales desmontaron todo el Estado de bienestar construido a lo largo del siglo XX, por supuesto los primeros en sufrir las consecuencias de estas políticas fueron los llamados países en desarrollo.
En nuestro país, la irrupción neoliberal comenzó con las presidencias de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari, los neoliberales mexicanos, al igual que en el resto del mundo, culparon a las políticas “populistas” de la crisis existente y aprovecharon la oportunidad para crear reformas que desmontaron el estado de bienestar mexicano en tan solo 12 años.
Estos gobiernos tacharon de populistas a los gobiernos de Luis Echeverría y José López Portillo, ambos periodos presidenciales fueron descritos como ejemplos de derroche e irresponsabilidad política, fueron acusados de haber promovido la creación de un Estado obeso que controlaba buena parte del mercado y nos dijeron esa era la causa de la gran crisis económica que vivíamos, sin embargo curiosamente se olvidaron mencionar que si bien el estado mexicano había intervenido en la economía, la crisis tenia su origen en diversos factores, como por ejemplo las crisis cíclicas que nuestro moderno sistema capitalista sufre, la corrupción de los gobiernos priistas, así como la sobreprotección de la industria mexicana.
Aprovechando un vacío intelectual, los neoliberales acuñaron un concepto vacío que metodológicamente no explicaba nada, se podía usar para crear temor o para descalificar contrincantes, pero lo más importante permitía confundir a la gente y no brindaba ninguna herramienta para poder explicar la realidad imperante.
Entonces podemos volver al principio de nuestra pregunta ¿qué es el populismo? La respuesta es “todo o nada”, veamos un ejemplo de ello.
Los gobiernos de Luis Echeverría y José López Portillo han sido usados como ejemplo de gobiernos populistas, según se nos dice estos gobiernos intervinieron de manera activa en la economía nacional adquiriendo empresas del sector salud, servicios e infraestructura, creando un estado obeso con gastos enormes que generó al final de doce años una gran crisis económica. Sin embargo recordemos que desde Lázaro Cárdenas el Estado mexicano empezó a intervenir de manera creciente en la economía del país, por ejemplo las grandes nacionalizaciones e inversiones en el campo de la industria, salud y servicios se hicieron antes de la llegada de Luis Echeverría al poder (PEMEX, la Compañía de Luz y Fuerza, TELMEX, la UNAM, IPN, IMSS, ISSSTE), pero sin embargo estos gobiernos no son tachados como populistas.
Otro ejemplo, hoy día AMLO es llamado populista, pero sin embargo el termino se le aplica no porque halla nacionalizado o intervenido la economía del D.F., cuando fue jefe de gobierno, sino porque creó una red de asistencia social.
Ahora bien podríamos decir que el populismo abarca también las políticas de asistencia social, pero sin embargo volvemos a pisar terrenos pantanosos, pues en todas partes hay asistencia social, ¿podemos decir que el gobierno de Estados Unidos es un gobierno populista por tener un seguro del desempleo?, sin duda nadie en su sano juicio llamaría la gobierno estadounidense populista, sin embargo cuando AMLO aplicó la beca para personas de la tercera edad en el D.F., se le llamó de populista, pero cuando el gobierno de Vicente Fox aplicó este programa a nivel federal ¿quién lo tacho de populista?
Entonces podemos ver que la palabra populismo es muy ambigua y no ayuda a explicar nada.
Todavía se podría rebatir que la diferencia entre estos ejemplos citados estriba en la responsabilidad con la que se ejercen los presupuestos y que si Estados Unidos aplica estas políticas sociales se debe a la holgura de su sistema hacendario que le permite tener grandes contribuciones y lo que hicieron Echeverría, López Portillo y ahora AMLO es endeudar de manera irresponsable al erario publico, sin embargo Estados Unidos es uno de los países con más deuda pública del mundo.
Entonces volvemos a lo mismo ¿qué es el populismo?
El populismo es una palabra vacía que solo sirve para despertar miedo en la gente, no permite explicar la sociedad actual en la que vivimos y lo más importante crea una gran cortina de humo para no ver lo que en realidad esta pasando en nuestro actual moderno sistema capitalista en donde los gobiernos se han puesto al servicio del gran capital, contraponiendo los intereses de unos cuantos sobre los millones de habitantes de nuestro planeta. El populismo se ha convertido en la panacea de los gobiernos neoliberales que lo usan para encubrir el despojo de los millones de habitantes del globo terráqueo.
No olvidemos que el neoliberalismo se afianzo en los gobiernos mundiales desde la década de los ochentas y sin embargo las crisis cíclicas se siguen sucediendo una tras otra y lo que es peor estos gobiernos que desprecian la intervención del Estado en la economía, sin ningún reparo endeudan a los contribuyentes para salvar a los grandes intereses, los sistemas bancarios, las mega empresas corporativas del mundo, han sido salvados una y otra vez a costa de los contribuyentes sin que esto cree un reclamo por parte de los grandes Instituciones al servicio del capital. No es un secreto de que se han socializado las deudas y privatizado las ganancia, por eso es necesario que replantemos nuestros conceptos y recordemos que al usar la palabra populismo para denostar alguna causa o político solo estamos reproduciendo un concepto neoliberal vacío.

Por JJ

Anuncios
Tagged with: , , , ,
Publicado en JJ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: